La importancia de la iluminación en los restaurantes

Iluminación de tu restaurante.

Un  buen restaurante no se reduce únicamente a los platos que se sirven; un ambiente agradable es  esencial  para que los comensales se sientan a gusto mientras disfrutan de un exquisito manjar.  

Pero, ¿cómo conseguir la ambientación ideal de tu local?  

Te aconsejamos que te centres en la iluminación, un elemento clave en cualquier restaurante. Para determinar qué tipo de luz escoger, es importante diferenciar las diversas zonas que podemos encontrar en un local.

En primer lugar, es importante que la iluminación vaya acorde con el tipo de clientes que quieres atraer. Un restaurante familiar no tendrá la misma luz que un bistró moderno enfocado a los más gourmets.

Sin embargo, independientemente del tipo de restaurante, la iluminación general tiene que crear una atmósfera que transmita buenas sensaciones a los comensales. Para conseguir este efecto, puedes utilizar lámparas decorativas -ajustadas al estilo de tu local- que aporten una luz indirecta al entorno.

Primeras impresiones

La fachada es una parte vital del restaurante, ya que es lo primero que ven los comensales o clientes potenciales. En caso de utilizar un rótulo iluminado en la puerta, te aconsejamos que la luz no sea demasiado intensa ni estridente, para que transmita calidez y, por supuesto, invite a entrar.  

La barra

Por otro lado, si tu restaurante dispone de una barra, una buena opción es recurrir a la iluminación lineal: con unos focos o lámparas suspendidas, la luz enmarcará la zona de la barra. Además, en caso de tener vitrinas o mostradores de alimentos y bebidas, las luces fluorescentes o led son excelentes para que los clientes puedan ver los productos con claridad.

El salón principal

Una de las zonas estrella del restaurante es el salón-comedor: es de vital importancia que la iluminación en esta zona no deslumbre a los comensales mientras están comiendo, algo que resultaría muy incómodo.

Para evitar esto, una solución muy recomendada es instalar focos puntuales con filtros antideslumbrantes. Otra opción, si deseas un ambiente más íntimo, es colocar lámparas colgantes.

La cocina

Finalmente, no debemos olvidar la iluminación de la cocina: donde se crea la magia. En esta parte del restaurante es indispensable que haya una luz fría que permita una visibilidad total a los cocineros.

Trabajar con la luz adecuada aumenta la concentración y, por ende, mejora la productividad en la cocina.  

La iluminación como aspecto fundamental cuando hablamos de neuromarketing en la hostelería es un factor clave a tener en cuenta. En Adisa creamos cocinas industriales a medida que se ajustan a tu restaurante para conseguir la máxima personalización y que tanto trabajadores como comensales estén a gusto en el local.