Restaurante y cliente, ¿cómo aprender unos de otros para llegar al éxito?

Relación entre restaurante y cliente

Es un hecho, el sector gastronómico está de moda.

Los programas de cocina son todo un éxito entre públicos de todas las edades y los nombres de los cocineros más prestigiosos y sus restaurantes van de boca en boca.

También los conocimientos sobre cocina aumentan entre el público.

Ya no es tan raro hablar de cocina molecular y sus técnicas. ¿Cuántas esferificaciones se realizan en casas de particulares? Más de las que pensamos.

Esto lleva a provocar cierto miedo entre los restaurantes.

Un cliente que se sienta a la mesa y tiene un perfecto conocimiento de los alimentos y sus puntos de cocción y elaboración es un cliente más exigente.

Ello no quiere decir que solo se vaya a conformar con creaciones que desbordan creatividad y sorpresa, los platos tradicionales también deben pasar la nota.

Pero sí va a provocar que subamos el nivel para estar a la altura y que la relación restaurante y cliente mejore.

Todo comienza en cocinas

Lo que el cliente ve es una elaboración y un camarero que se lo sirve en mesa. Lo que prueba es un conjunto de pasión, esfuerzo y dedicación que se muestra en cada plato.

Atención al cliente

Y todo empieza por supuesto en las cocinas.

El centro neurálgico del restaurante. Donde nacen las creaciones más exclusivas y personales y se cocinan las elaboraciones más exquisitas. Segundo hogar de los cocineros, ¿o primero?

Dar un buen servicio comienza por tener una cocina adecuada. Con todos los elementos necesarios para preparar los platos, dispuestos de la forma más cómoda para los cocineros.

Espacio para moverse, para servir y para crear, según cada tipo de restaurante y el número de cocineros con que cuente. Y también muy importante, con una adecuada ventilación y fácil limpieza.

Elegir una cocina Adisa que puedes personalizar a tu gusto y te asegura la máxima calidad y durabilidad de sus materiales, es imprescindible. Adaptadas a cualquier exigencia.

Cocina Adisa

Algo básico para poder dar el mejor servicio a los comensales.

El segundo reto del restaurante es hacer ver de forma indirecta al comensal el esfuerzo que hay detrás. Como hemos dicho, con esfuerzo, pasión y cuidado de los detalles es el propio plato el que habla por nosotros en un lenguaje tan especial que envuelve al comensal y le hace disfrutar.

El verdadero éxito.

Aprendiendo del cliente

¿Y qué ocurre con aquellos clientes con conocimientos sobre cocina?

Que no os den miedo, son vuestra mejor arma para mejorar.

Si bien es cierto, desde el restaurante es importante enseñarle en la medida de lo posible para que su valoración sobre los platos se haga con mayor conocimiento y sus críticas tengan una mayor solidez.

Ello incluye explicación sobre los platos o su proceso de elaboración si es necesario o su maridaje.

Buen servicio en el restaurante

También es importante saber escuchar para poder captar aquellas críticas que realmente nos aportan, saber interpretarlas correctamente (no como un ataque) y buscar siempre la forma de mejorar.

Veréis como la satisfacción del cliente aumenta y puede que vuelva o recomiende el restaurante.

Y vosotros siempre estaréis ganando, bien por una valoración positiva que os llenará de más satisfacción o por una crítica que os servirá para aprender.

Al final, la relación restaurante y cliente depende de vosotros para que sea todo un éxito.