Cómo usar correctamente el aceite de las freidoras

Como usar correctamente el aceite de las freidoras

Una de las técnicas culinarias más usadas en la gastronomía es la fritura. Es muy importante tener conciencia de cómo se manipula el aceite de las freidoras para mantener en perfecto estado el equipamiento y asegurar unas condiciones de higiene y salubridad.

En primer lugar hay que tener en cuenta de que el recalentamiento sucesivo de aceite crea ácidos grasos trans, muy perjudiciales para nuestro sistema sanguíneo. Su consumo puede producir graves problemas a nuestra salud como la interrupción del riego sanguíneo en venas y arterias, ocasionando de este modo infartos. Por otro lado, el aceite requemado también produce sustancias nocivas como la acrilamida, un compuesto químico cancerígeno y tóxico para el cerebro y sustancias oxidantes que causan enfermedades neurodegenerativas. Muchos profesionales desconocen el grave riesgo que supone reutilizar muchas veces el aceite, por ello tenemos que ser conscientes de sus graves consecuencias para asegurar la salud de nuestros comensales.

Como usar correctamente el aceite de las freidoras

El correcto uso del aceite no solo tiene este aspecto sino que también será esencial seleccionar un aceite de calidad, no solo por su buen sabor, sino también por sus propiedades nutritivas.
Aquí te traemos una guía sobre lo que debes hacer:

  • Nunca mezcles distintos tipos de aceite. Cada aceite tiene un punto de ebullición distinto, mezclarlos altera sus propiedades y dañan el producto.
  • Cambiar el aceite siempre que se haya vuelto oscuro, tenga mal olor, si hace espuma, es más viscoso o le sale humo sin motivo aparente.
  • Filtrar el aceite siempre después de cada uso. Así se eliminarás los restos de otros alimentos que pueden descomponerse en el aceite.
  • Lavar con mucha regularidad las freidoras y sus complementos, enjuagar y secar. De esta forma se mantendrán en perfecto estado durante más tiempo.
  • Si la cuba de la freidora hace ruido después de haberla usado, cambiar el aceite.
  • No sobrecalentar demasiado el aceite, su temperatura debe oscilar entre los 160 y 180 grados.
  • Rellena la freidora con la cantidad de aceite adecuada. El fabricante siempre especifica la cantidad.
  • Nunca encender la freidora si está vacía o si el aceite está por debajo del mínimo.
  • El pescado y el marisco deben freírse siempre en un mismo equipamiento y no mezclarlo con otro tipo de productos para evitar la contaminación.
  • No añadir aceite nuevo sobre el usado. Cuando el aceite nuevo entra en contacto con el viejo también se descompone. No hay forma de diluir o mejorar el aceite que está muy reutilizado.
  • Vigilar con las cantidades de alimentos que se introducen en la freidora. Esto perjudicará su fritura y la temperatura del aceite.
  • Si quieres reutilizar el aceite, déjalo enfriar, fíltralo y guárdalo en un recipiente hermético.
  • Escurre siempre los alimentos que has lavado anteriormente. Si esto no se realiza se dañan las freidoras.
  • Usar principalmente aceite de oliva. Es más estable y soporta mejor las altas temperaturas. Tarda menos en descomponerse.
  • No guardar nunca la freidora llena de aceite o sucia. Siempre hay que limpiar y secar bien su interior y superficies.

Recuerda que en Adisa Cooking encontrarás freidoras de alta calidad para realizar las mejores frituras en tu restaurante. Si tienes alguna duda, no dejes de visitar nuestro apartado de productos.