Introducir productos locales en tu carta es lo mejor que puedes hacer

Introducir alimentos de la región en tu carta es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Los productos locales convierten un restaurante en un lugar primordial para los ciudadanos y los turistas, es un signo del respeto por la tradición y la cultura del lugar y también contribuye al mantenimiento del ecosistema. Estas son solo algunas de las muchas razones que te explicaremos a continuación:

Ayuda a promocionarte:

Los productos locales pueden ser una herramienta para promocionar tu restaurante. Si exprimes los alimentos y especialidades típicos del lugar, convertirás tu local en una visita imprescindible para aquel turista que quiera conocer la comida de la región, además que se convertirá en el restaurante de referencia para los ciudadanos a los que les encante la comida regional y tradicional.

El cliente está cambiando:

Anteriormente la mayoría de clientes cuando salía fuera a cenar quería probar cosas exóticas que lo aproximasen a culturas remotas. Esto respondía a la dificultad que tenía la ciudadanía de poder viajar, algo que ha cambiado mucho en los últimos años. Ahora cuando viajamos preferimos la gastronomía del lugar antes que locales con platos que se han globalizado como la cocina americana.

Demuestra respeto por la identidad cultural:

Utilizar productos locales también demuestra un profundo respeto por la identidad cultural. Utilizar unos mismos alimentos o unas técnicas culinarias concretas vinculan tu gastronomía a la región. Por otro lado también supone apoyar la economía local, ya que estarías contratando los servicios de productores de la zona. Darías relevancia al producto local, a los mercados, agricultores, ganaderos, etc.

Busca la diferencia:

Es posible que creas que la gastronomía local es demasiado aburrida o típica, pero ¿estás seguro de ello? ¿Ahora mismo cuantos restaurantes japoneses, chinos o hamburgueserías americanas podemos encontrar? ¿Cuántas tiendas de cupcakes? Ya es complicado encontrar restaurantes que hagan platos tradicionales o que los reinventen. Utilizar un producto local no quiere decir ser aburrido. Marca la diferencia frente a tu competencia dejando al margen una gastronomía que cada vez está más globalizada.

Es más económico:

No necesitarás una fuerte inversión en transporte, ni tendrás que pagar un sobrecoste por productos exóticos debido a su exclusividad. Ahorrarás costes de distribución si utilizas productos de la zona.

Es ecológico:

Contribuirás a mantener el ecosistema y a desarrollar el medio rural y litoral de manera sostenible. Se produce menos contaminación al no haber grandes distancias entre el restaurante y la materia prima.

Es un valor añadido:

Ofrecer productos frescos que han sido pescados, o recogidos el mismo día da un valor añadido a tu carta. Debido a la proximidad geográfica con la materia prima puedes permitirte tener los alimentos de mayor calidad.

Está de moda:

Es posible que en estos últimos meses hayas visto el concepto ‘restaurante slow food’. Este tipo de locales cuidan mucho el producto, su calidad, su procedencia y la forma en que se ha elaborado. El cliente valora cada vez más la calidad del producto y su frescura.

Es una experiencia:

Puedes convertir un restaurante de gastronomía local en toda una experiencia. Tanto el ambiente, el menú como la decoración pueden vincularse con una cultura, unos valores, leyendas… puedes crear una experiencia increíble tanto para residentes como para turistas.

En Adisa Cooking disponemos de todo el equipamiento que necesita tu cocina para tratar el mejor producto de la mejor forma. No dudes en informarte sobre nuestros componentes.