6 tips para gestionar un restaurante

Gestionar un restaurante no es una tarea fácil, exige tener muchas habilidades, paciencia y fortaleza para manejar las cuentas, coordinar un equipo, tratar con la clientela… son muchos los propietarios de restaurantes que confían en nosotros para la creación de sus cocinas, y todos están de acuerdo en cuáles son las 6 cualidades necesarias para gestionar un restaurante:

Dedicación: la dedicación abarca todos los ámbitos del restaurante, desde el trabajo del recepcionista, hasta el camarero, el local o el chef. Es importante que un gerente vigile y garantice las mejores condiciones para el cliente. Su labor es mejorar continuamente la experiencia de los comensales y adaptar su trabajo y su ambiente a él. Para ello tendremos que estar muy pendientes de las reacciones de los clientes; si se pone una hoja de reclamaciones, habrá que averiguar cuál ha sido el motivo y buscar una solución para que no vuelva a ocurrir.

Aprendizaje: es complicado que un restaurante siempre sirva lo mismo de la misma forma y se mantenga eternamente. Los tiempos cambian y nuestros clientes también. Algunos platos o ingredientes se ponen más de moda que otros, las decoraciones quedan desfasadas, etc. Es necesario mejorar cualquier aspecto de nuestro restaurante, desde la carta, hasta la mantelería. Hay que aprender de nuestra propia experiencia, de nuestros errores, de la competencia y de los nuevos tiempos.

Lidera con el ejemplo: si tenemos un repunte de trabajo y queremos exigir un mayor esfuerzo a nuestro personal, tenemos que demostrar que nosotros también nos estamos sacrificando para lograr los objetivos. Es esencial mantener una buena comunicación con nuestro equipo, informarle en todo momento, buscar soluciones para cualquier problema, desarrollar las habilidades de los trabajadores, etc.

Confianza: un gerente se encarga principalmente del trabajo de gestión, control y administración. Es necesario que este confíe plenamente en su propio potencial y en el de su equipo. Tener seguridad en uno mismo mejora la forma de trabajar. Mantener al equipo motivado también será necesario para obtener un buen ritmo de trabajo. Por otro lado, la confianza también implica creer en la eficacia del equipo. Una vez que tengamos la certeza de que trabajan de forma correcta, hay que confiar en su propio criterio; una buena relación entre el chef, el jefe de cocina y el jefe de sala o Maître es vital para el buen funcionamiento del negocio.

No ofrezcas comida, ofrece una experiencia: la gastronomía de tu local tiene que traspasar los límites del plato. El ambiente es esencial para convencer al comensal de que vuelva en otra ocasión. Tener una buena banda sonora, una decoración original, música en directo… pueden ser los complementos ideales de una comida extraordinaria.

Motivación: un equipo tiene que dar lo mejor de sí mismo, para eso necesita estar motivado, tiene que amar su trabajo. El gerente tendrá que liderar el equipo para sacar lo mejor de él. Tiene que animar a todos los miembros del equipo, escuchar sus reclamaciones, pedir su opinión sobre todos los aspectos. El trabajador tiene que sentir que el restaurant es también suyo, que forma parte de él y que su trabajo importa. Otro aspecto importante será detectar cuáles son las cualidades y defectos de cada empleado para saber fomentar sus habilidades y corregir sus errores.

Si lo que necesitas actualmente es una remodelación de tu restaurante, nuestros consultores pueden asesorarte en todas la fases de concepción y diseño de la cocina.