La importancia de la organización en la cocina

Está demostrado que los restaurantes que poseen un orden dentro del área de trabajo se desempeñan mejor a la hora de hacer las recetas. La correcta organización permite que las tareas se realicen mejor, que la comunicación entre los empleados fluya y que todo se haga en tiempo y forma.

En Adisa Cooking queremos que tu negocio se diferencie de los demás, no sólo por las cocinas con las que se realizan estos platos, sino por la eficiencia a la hora de realizarlos. Es por eso que les brindaremos los secretos para tener una cocina armónica y funcional.

  • Espacios grandes, mejores comodidades. Cuando las dimensiones del espacio son amplias, se pueden dividir mejor los espacios de trabajo. Una cocina pequeña implica menos lugar de almacenamiento, movilidad disminuida y futuros problemas con las ejecuciones.
  • La ubicación de las zonas de trabajo. A la hora de colocar las instalaciones, se deberá tener en cuenta una distribución lógica y útil. Deben estar colocadas cerca del área de trabajo requerida, para ahorrarle tiempo a los cocineros, evitando trayectos largos e incómodos.
  • Tener las divisiones establecidas. Cada sector debe tener su lugar, sus elementos y sus trabajadores. La cocina caliente debe estar cerca de la puerta al restaurante, la cocina fría cerca de las neveras, y el área de pastelería y panificación cerca de los hornos.
  • Diferenciar los ingredientes. Los alimentos también deben estar clasificados y guardados en sus respectivos lugares. Las carnes deberán tener su propia nevera, así como los condimentos se encontrarán en una alacena particular y las verduras en un cuarto especial con la temperatura exacta para su conservación.
  • Un lugar para los empleados. Es indispensable que los trabajadores del restaurante tengan su espacio personal, donde puedan dejar sus pertenencias, tomar descansos y cambiarse.
  • La zona de limpieza. Es importante que este lugar se encuentre alejado de donde se preparan los platos. En este lugar se utilizarán productos químicos que pueden afectar los alimentos.
  • No mezclar los utensilios. Es de suma necesidad que estos se utilicen en el área dispuesta. No es nada profecional usar la tabla de cortar verduras para luego picar chocolate. Un consejo es tenerlos divididos por colores o etiquetados.
  • Tener a mano los ingredientes a la hora de cocinar. Cuando se tenga claro el plato que se va a preparar, se deberá tener disponibles todos los alimentos. Ir a buscar algo durante una preparación puede costar el plato final.
  • Cada cocinero en su lugar. A menos que sea un caso de fuerza mayor, evitar que los empleados estén rotando constantemente de estación. De esta manera se trabajará eficientemente y ellos no tendrán dudas a la hora de saber qué deben cocinar.