Los mejores recursos para sacar el máximo provecho a una cocina pequeña.

En un restaurante, el personal, el tiempo y  el espacio son tres elementos claves que deben ser controlados para el buen funcionamiento durante el servicio. Muchas veces el problema es que el espacio que tenemos es limitado o pequeño para todo lo que se necesita en una buena comida. No obstante, en Adisa sabemos que una buena logística a la hora de escoger una cocina de restaurante puede ayudar a ganar un espacio extra para que el personal pueda trabajar y no se atrase el servicio.

A continuación te dejamos algunos consejos para sacarle provecho a una cocina pequeña:

  1. Planificación.

Antes de hacer la cocina es importante saber cuántos trabajadores necesitarás aproximadamente. Además, antes de empezar es el momento clave para preguntarte si la ventilación, la iluminación y la sonorización son las adecuadas para el restaurante, el personal y la reglamentación vigente para este tipo de actividad.

  1. Forma de la cocina.

La distribución, cuando el espacio es limitado se vuelve un elemento determinante. Escoger una distribución con la forma adecuada, es decir, una cocina en “paralelo”, en forma de “línea” o en forma de “U” es un punto que debe escogerse según las medidas y la forma del espacio donde posteriormente estableceremos la cocina.

  1. Evitar espacios muertos.

Un consejo para sacarle el mayor provecho a la cocina es no dejar espacios muertos entre tarea y tarea. Es importante intentar unir espacios compatibles para que el personal no deba desplazarse de una punta a otra de la cocina para realizar una sola tarea.

  1. Define zonas de trabajo.

Hay tareas que pueden unificarse en un espacio de la cocina, otras requieren de separación. Es importante delimitar el espacio entre la zona de preparación y la de limpieza para evitar tener desorden en la cocina. Otras zonas que deben separarse son las de preparación de platos fríos y la de preparación de platos calientes, de esta manera, los platos conservarán su temperatura óptima.

  1. Utiliza lo imprescindible.

En las cocinas con un espacio reducido los instrumentos y el equipamiento para elaborar los platos deben ser totalmente eficientes y necesarios. Intenta escoger el equipamiento de manera racional e inteligente. Además, debes preguntarte si en un futuro, si necesitas cambiar una parte del equipamiento, las otras partes podrían seguir funcionando sin modificaciones.

  1. Contacta con profesionales.

Aún con una buena planificación, muchas veces se nos escapan detalles de logística. Un equipo de profesionales cualificados en el sector, te ayudará a crear una cocina donde todos los centímetros estén bien aprovechados para así ahorrar en tiempo y mejorar la comodidad de los trabajadores del restaurante. En Adisa, contamos un equipo de profesionales con gran experiencia que te ayudarán a crear una cocina eficiente y personalizada para tu restaurante. No lo dudes y contacta con nosotros para saber mucho más sobre todo lo que Adisa puede ofrecer a tu cocina.